Tostar pipas de girasol


Cubrir las semillas de girasol con agua hirviendo y dejarlas remojar por cinco minutos. 
Quitar el agua y secar las semillas. 
Extenderlas en una capa muy delgada sobre una cazuela no tan profunda. 
Regar con sal y hornear a unos 200ºC por 15 ó 20 minutos, revolviendo ocasionalmente. 
Se puede añadir dos cucharaditas de mantequilla derretida o aceite por cada 500g de semillas. 
Sécalas en toallas de papel.

Otra alternativa es mojarlas con agua muy muy salada durante unos minutos, escurrir y ponerlas en el horno a temperatura baja (menos de 100º) durante un par de horas, hasta que estén secas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada